Entrevistas imaginarias y el fin del periodismo

entrevistaFueron muchos los que tildaron a la ‘entrevista imaginaria‘ de la revista Diez Minutos con la princesa Letizia Ortíz como el fin del periodismo, sutilmente una forma de mencionar lo bajo que puede caer una publicación cuando no tiene material interesante para ofrecer a los lectores. Porque de inventar una noticia -el antiperiodismo más absoluto- a inventar una entrevista no hay mayores diferencias. En mayo de este año, la revista española Diez Minutos en su portada escribió: “Entrevista imaginaria: recreamos con datos contrastados y testimonios fiables la conversación que podría haber tenido Letizia con nuestra revista”. Luego, agrega: “sabemos tanto de ella a través de terceros, medios de comunicación y testimonios directos que nos atrevemos a suponer lo que nos contestaría si tuviéramos un café (para ella té) y una grabadora delante“. Es decir, una ridiculez enorme.

En Nuez Moscada -revista que dirijo desde hace casi un año- habíamos pensado en hacer una entrevista imaginaria con un personaje un tanto más relevante: Jesucristo. La idea era que un experto en teología pudiera responder como si fuese el propio Jesús en la actualidad a las preguntas que teníamos en mente (su opinión sobre la Iglesia Católica, el uso y abuso de su nombre, etc). Finalmente no se dio, pero era un ejercicio interesante de creatividad con un personaje que marcó a fondo la historia de la humanidad, algo bien distinto al bochorno de la revista española.

Ahora, se supo que una Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del periodismo española estudiará a fondo la conversación ficticia a la princesa de Asturias. Este organismo que vela por la ética profesional ha recibido una solicitud del Colegio de Periodistas de Murcia para que emita un informe-resolución sobre la polémica entrevista. Considera que contenidos de este tipo son un “descrédito” para el periodismo y vulneran “los principios generales de la deontología profesional”.

El código deontológico del periodista es un documento que recopila los fundamentos generales que regulan el comportamiento de los informadores y los más puntos más salientes son:
-El respeto a la verdad.
-Estar abierto a la investigación de los hechos.
-Perseguir la objetividad aunque se sepa inaccesible.
-Contrastar los datos con cuantas fuentes periodísticas sean precisas.
-Diferenciar con claridad entre información y opinión.
-Enfrentar, cuando existan, las versiones sobre un hecho.
-Respeto a la presunción de inocencia.
-Rectificación de las informaciones erróneas.

Diez Minutos cometió aquí muchos atentados contra este código, sobre todo el respeto a la verdad. Lo de Diez Minutos no es el #findelperiodismo, pero está muy cerca de serlo. En una actualidad dura y crítica para los medios impresos, con importantes pérdidas de lectores, y donde el valor del contenido debería ser lo primordial para una publicación en papel, quizás esto es lo más bajo a lo que se podría haber caído. Que no se repita.

One Response to Entrevistas imaginarias y el fin del periodismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: