Diarios: por qué caen sus ventas y cómo deben adaptarse al nuevo escenario

Según un estudio de EGM de España reciente -julio de 2012- existe una fuerte caída de ventas en las revistas y los grandes diarios, mientras aumenta el consumo de radio, internet y televisión. Estos datos marcan que los diarios retroceden a cuotas de audiencia del año 2000 con un 36,4% del total y las revistas un 46,1%. Este fenómeno es mundial, con una fuerte disminución en ventas de diarios en Europa, Sudamérica y EEUU (la excepción sería Asia, un mercado que impera dentro de otra lógica y donde la prensa escrita crece).

Son varias las causas que podemos mencionar sobre esta tendencia, aunque la más simple es caer en el lugar común de la presencia de Internet como reemplazo a los hábitos de la lectura e información en papel (y también la proliferación de diarios gratuitos en las ciudades con mayor densidad de población). Pero más allá, y al ser Internet un soporte con un lenguaje distinto, debemos poner el acento en lo que debería hacer la prensa tradicional para no seguir perdiendo ventas y tratar de recuperar un espacio que hoy, parece perdido. Como ya se habló en otro artículo, el periódico debe aggionarse si no quiere morir. En este sentido, es imprescindible una reformualción de contenidos y diseño.

Diseño: La gente, sobre todo los jóvenes, ya están acostumbrados al ojo de Internet, a su estructura, diseño, usabilidad y portabilidad. No se trata de montar un diario como si fuese una versión digital en papel (una paradoja teniendo en cuenta que en sus comienzos, los diarios volcaban y replicaban su versión en papel en la red), sino de terminar con viejos recursos que por tradicionales perdieron vigencia. Hoy, nos sorprende ver viejos ejemplares de diarios de mediados de siglo XX casi sin fotografías y con textos largos y de tipografía pequeña, incluso en su portada; a los jóvenes, casi nada habituados ya a leer en papel, les pasa lo mismo con los diarios actuales. Los abruma la cantidad de texto y el poco atractivo corte visual que la mayoría presenta (esto se da sobre todo en los de ciudades pequeñas, que mantienen su misma estructura y diseño desde hace muchos años). Sin criticar esta práctica que consiste en leer cada vez menos en soporte papel-adoptada por los consumidores de 18 a 40 años, aproximadamente, y que merece otro artículo aparte-, sí vale considerar la inclusion de más color, ilustraciones, infografías, dibujos: la palabra escrita debe ser “más visual”, para dejar de dar esa sensación de aburrimiento y solemnidad, dos causas que hacen que el diario no luzca atractivo para una porción grande de la población.

Contenidos: Junto con el aspecto visual, los contenidos son los que marcan la diferencia entre los periódicos. Si bien la prensa tiene sus diferentes puntos de vista en la presentación de una noticia (más amarilla o más seria, lenguaje informal o formal), su tratamiento será en rigor cada vez más importante. Hoy, casi ni vale pegar un cable de agencia de una noticia ocurrida el día anterior que la mayoría ya vio en Internet o TV. Lo que debe hacer el diario de papel, siempre a contramano en el tiempo, es contextualizar los hechos, explicar los porqué, brindar análisis y opiniones fundamentadas. “La noticia la conozco, explíquenme cómo se llegó a esto“. Junto a esto, el periodismo de investigación (que cada vez se realiza menos porque es caro) debería ser la biblia de un diario: destapar casos de corrupción política o fraudes económicos, por ejemplo, le supondría al diario una valiosa reputación como fuente primaria del hecho, logrando el ansiado ‘rebote’ en los demás medios. Porque un periódico es una marca, y como tal debe buscar que se hable de ella, aunque eso no implique un aumento sustancial de ventas.

Faltan unos cuantos años para que veamos ‘el fin del diario tradicional’, porque la rentabilidad del diario en papel no pasa tanto por sus ventas sino por la publicidad que recibe (privada y estatal): los diarios dependen de la publicidad entre un 70 y 80 % de sus ingresos, mientras las revistas un 50 % y la TV un 20 %. Pero para que sus tiempos de vida no se acorten, debe repensar su estrategia y ponerse en el lugar del consumidor. El cambio es fundamental, y la vieja estructura que le sirvió a la prensa durante muchos años, ya no es viable. En una palabra, debe adaptarse. Y para eso, romper con ese viejo modelo de organización.

5 Responses to Diarios: por qué caen sus ventas y cómo deben adaptarse al nuevo escenario

  1. Alexis, me gustó mucho tu artículo.
    ¿Sería posible utilizarlo en la revista sobre periodismo “Hora de Cierre” de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), de la cual soy su editor?
    Por favor responderme a
    hruiz@sipiapa.org
    Gracias

    Horacio Ruiz

  2. alexis socco dice:

    Claro Horacio, ya te respondí a tu mail. Un saludo y gracias

  3. José Nuñez dice:

    Alexis. El problema del periodismo no son los periodistas. Es la empresa periodística y sus directivos quienes se resisten al cambio.Adaptarse a las nuevas tiempos que marca internet implica cambiar la forma el modelo de las empresas de medios impresos, asunto que no es privativo de México únicamente. Saludos
    José Nuñez

  4. alexis socco dice:

    José, nunca mencioné que el problema fuesen los periodistas, y también creo que la decisión tiene que venir de ‘arriba’. Lo que sí me parece es que muchos periodistas se ‘amesetan’ y como están cómodos les da igual una cosa que otra. Un saludo y gracias por pasarte!

  5. Yo creo que los diarios, periódicos y revistas inevitablemente perecerán dentro de los próximos 20 o 30 años, porque:

    1) Como vos decís, la franja etaria 18-40 lee cada vez menos papel y cada vez más internet (obviamente me incluyo), y creo que en 30 años leerá (leeremos) sólo internet.
    2) La publicidad (principal sostenedora del papel) se mudará paulatina pero sostenidamente (ya lo está haciendo) hacia internet: prensa digital y redes sociales (y debemos agregar el sector en crecimiento: telefonía celular).
    3) El público mayoritario del papel es hoy la franja etaria 50-80 (y en 30 años más, ya no existirán).
    4) La prensa papel se resiste a cambiar justamente por el motivo 4 (los adultos mayores se resisten a los cambios y a la tecnología en general), y porque los dueños de medios mayoritariamente no son periodistas: no tienen idea de cómo se manejan y evolucionan los asuntos periodísticos (el diseño, el lenguaje, la tecnología).

    Un abrazo, colega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: