Censura: cómo opera en los medios de comunicación

La censura siempre estuvo presente en los medios, cualquiera sea la forma de gobierno reinante: llanamente, se trata de una intervención que practica el censor en el contenido o en la forma de una obra por razones ideológicas, morales o políticas. Veamos el caso que nos ocupa: ayer, el periodista argentino Marcelo Longobardi entrevistaba en su programa del canal C5N al ex jefe de Gabinete del actual gobierno, Alberto Fernández (aquí se puede ver el video), cuando la transmisión fue interrumpida abruptamente mientras Fernández criticaba la gestión de la presidenta Cristina Fernández.  Quien iba a hablar después en el programa, el periodista méxicano Alberto Padilla, aseguró que los productores del canal decían que la decisión se tomó tras un llamado del Ministro Julio De Vido.

Según Padilla, los llamados habrían sido realizados directamente por Julio De Vido, quien estaba muy molesto no tanto por las críticas de Alberto Fernández, sino por la entrevista que se le había realizado minutos antes a Jorge Asís, quien había anticipado el escándalo del vicepresidente Amado Boudou junto a la empresa Ciccone. Pero a la mañana, el dueño del canal y del Grupo Infobae, Daniel Hadad, habló por Radio 10, también suya, para pedir “disculpas” al ex jefe de Gabinete y a Longobardi, pero no por la censura, sino porque hubo de su parte un “exceso de formalismo” en los horarios, ya que dijo que se habían pasado cuatro minutos de su horario.

Es una gran mentira, claro, ya que después Hadad, junto a los propios Longobardi y Fernández, tomaban el caso en tono de broma“No se preocupen muchachos que hay cola para contratarlos, mi casilla de mensajes está atiborrada, me dicen que censuré a Longo, y es cierto (risas), y Alberto Fernández está censurado en nuestros medios (risas)“. ¿Qué significa esto?

Que dan por hecho que hubo censura y que no pueden ir en contra. El Gobierno argentino pauta -pone dinero- en el canal C5N y nadie que invierte dinero en un sitio quiere que hablen mal de uno. Es lógico. Hadad podría haber antepuesto la ‘libertad de prensa’ como excusa para ejercer su derecho a la libre expresión e información, pero no lo hizo, sabiendo que ante todo, un medio es una empresa que gana dinero, que responde a determinados intereses y que mantiene además a muchos empleados. También lógico.

¿Qué hubiera ocurrido si le retiran la pauta oficial a C5N? Tal vez, una pérdida considerable de ingresos y un posterior despido de personal por no poder afrontar los gastos. No hay que olvidar que hace un par de días, el diario Libre Deportivo tuvo que cerrar, además de sus bajas ventas, por “la discriminación con los avisos oficiales que sufren todos los medios de la editorial Perfil”, según la propia empresa, que está remarcando que si el gobierno no pauta, es probable que un medio económicamente no sea viable.

No hay que ser tomarse las cosas ingenuamente: ningún medio va a actuar a contramano de sus intereses, por más que esas prácticas sí vayan a contramano de su ética o ideología. La libertad de empresa está antes que la de prensa en la actualidad, y el romántico derecho a la libre expresión se termina cuando la expresión se vuelve en contra de sus intereses.

Lamentablemente, hasta que un nuevo orden ponga las cosas en su lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: